•  - 806 46 44 90 - Visa: 91 101 18 34

REDES SOCIALES

Tarot de los Angeles: Hahahel y su Significado

Share on Facebook0Pin on Pinterest0Email this to someoneShare on Google+0Tweet about this on Twitter

angelesTarot de los Angeles: Hahahel y su Significado

Hahahel protege a los nacidos del 10 al 14 de Octubre (Signo Libra), es el Angel número 41 y pertenece al coro de las “Virtudes”, el significado de su nombre es “Dios en tres personas”, su esencia es el Sacerdocio y Consagración a Dios.

Se sitúa en la esfera de Tiphereth trabaja asuntos relacionados con la esfera Hochmah. Hahahel protege la palabra de Dios, lo que significa que ayuda contra las mentiras y los engaños. Muy útil para personas que trabajan en el desarrollo personal, pues esta virtud les empuja hacia lo más alto, permitiéndoles ver el conocimiento supremo. Representa el primer día después del gran cambio, el principio de una nueva etapa y como tal representa el agradecimiento a Dios así como consagrar ese día del cambio a él.

También lleva en su esencia el amor de Cristo, amor universal por la humanidad. Este amor lleva al desprendimiento de todo, la renuncia a si mismo por los demás, cuando nos relegamos a los últimos lugares por los demás y después ellos devuelven a ese ser su gloria y sitio de esplendor.

Esto se resume en aquello de los últimos serán los primeros. Hahael permite apoyar a personas que desfallecen espiritualmente, aporta nuevas energías y esa puede ser una de las capacidades de los individuos influenciados por él.

Protege contra los enemigos de la religión y la calumnia. Por supuesto ejerce influencia sobre todos aquellos relacionados con la religión; sacerdotes, misioneros. Los nacidos bajo esta influencia se distinguirán por la grandeza de su alma y energía. Posiblemente se dedicarán a Dios en cuerpo y alma incluso pasando por un martirio, y con martirio no se refiere a la representación clásica de éste, ellos están dispuestos al amor al hombre y a Dios incluso por encima de burlas y calumnias.

Hahahel otorga: que la fe arraigue en la naturaleza humana, inspiración en pláticas religiosas, vocación para las misiones, grandeza de alma para dedicarse al sacerdocio y al servicio de Dios, protección contra los impulsos que llevan a renegar de Dios.